Salud

Píldora abortiva del día siguiente aumenta enfermedades de transmisión sexual

Un reciente estudio de investigadores de la Universidad de Nottingham (Reino Unido) revela que la píldora abortiva del día siguiente no solo ha fracasado en diminuir el número de embarazos adolescentes, sino que se relaciona con el incremento de enfermedades de transmisión sexual (ETS) en menores de 16 años.

En declaraciones recogidas por el diario británico The Daily Telegraph, el profesor David Paton, uno de los profesionales a cargo de la investigación, afirmó que “encontramos que la oferta gratuita de la píldora del día siguiente no logró el efecto deseado de reducir los embarazos de adolescentes, sino que tuvo la consecuencia desafortunada de aumentar las infecciones de transmisión sexual”.

La píldora del día siguiente ha sido utilizada por el gobierno británico como parte de su estrategia contra embarazos en adolescentes desde 1999.

En su estudio titulado “El impacto de los anticonceptivos de emergencia en el embarazo en adolescentes y ETS”, los investigadores usaron datos de las autoridades inglesas para examinar el impacto del mayor acceso a la píldora del día siguiente por parte de los adolescentes británicos.

Los científicos compararon zonas del Reino Unido donde se había implementado la distribución gratuita de la píldora a adolescentes, con áreas en las que el plan gubernamental aún no había sido implantado.

Los resultados arrojaron que en ambas zonas el índice de embarazo en niñas menores de 16 años permanecía igual, sin embargo las enfermedades de transmisión sexual habían aumentado en un 12 por ciento en las áreas donde la píldora era distribuida gratuitamente.

Los científicos creen que la causa de este fracaso radica en que el libre acceso a la píldora fomenta comportamientos sexuales de riesgo.

Por su parte, Norman Wells, director de la organización británica pro-familia Family Education Trust, dijo que las investigaciones a nivel internacional han “fallado consistentemente en encontrar cualquier evidencia de que los anticonceptivos de emergencia logren una reducción en las tasas de embarazos y abortos”.

“Pero ahora tenemos la evidencia que muestra que no solo fallan en hacer cualquier bien, sino que de hecho están haciendo daño“, señaló Wells.

La píldora del día siguiente, también conocida como “anticoncepción oral de emergencia” (AOE) es un fármaco cuya dosis es 5 a 15 veces mayor a la de los anticonceptivos comunes. No cura ni previene enfermedad alguna.

Ingerir las dos pastillas sugeridas equivale a tomar 50 anticonceptivos juntos. Uno de sus efectos médicamente probados, aunque negado por los grupos abortistas, es impedir la anidación o implantación del óvulo fecundado o embrión, produciendo un aborto. La Food and Drugs Adminstration (FDA) de los Estados Unidos, el organismo gubernamental que garantiza la salubridad de los alimentos y las medicinas en ese país, reconoce este efecto.

El estudio completo se puede encontrar en: http://bit.ly/ijOWq5

 

17 Feb 11 / Fuente: http://www.aciprensa.com

————————————————————————————————————————————–

Mujeres que abortan sufren síntomas similares a veteranos de guerra

La asesora de grupos pro-vida, Carolina Beauregard, destacó que en cinco de los 18 estados que protegen la vida se de atención médica integral a las madres que abortaron, pues estudios universitarios advierten que las mujeres que se someten a estas prácticas sufren similares síntomas que los veteranos de guerra.

“Los síntomas que se experimentan a raíz de una vivencia crítica como una guerra, un accidente o un suceso donde la integridad personal se ve gravemente afectada son similares a los que experimenta una mujer que decide cancelar su embarazo”, indicó en un artículo publicado en El Gráfico.

Beauregard se basó en investigaciones elaboradas por las universidades de Harvard, Georgetown y Ottawa, que hallaron que “existen similitudes diagnósticas entre mujeres que han cancelado su embarazo y veteranos traumatizados de la guerra de Vietnam”.

“El estudio de David Reardon, titulado Reacciones sicológicas reportadas después del aborto, concluye que la mayoría de las mujeres participantes en la prueba presentaron síntomas de trauma posaborto que entre otros son: sentimientos de tener menos control de sus vidas, 74%; dificultades sexuales, 59%; dificultades de desarrollar relaciones, 53%; uso de drogas49% e ideas suicidas 33%”, indicó.

Por ello, destacó que en cinco de los 18 estados que han blindado la vida desde la concepción, se de “atención médica integral a la mujer que ha cometido aborto, hecho que sin lugar a dudas representa un gran avance“.

“No obstante, falta mucho camino por recorrer para que las mujeres mexicanas cuenten con la información médica y sicológica preventiva que les permita cuidarse y desarrollarse plenamente en cualquier estado de nuestro país, sin tener que pasar por el calvario de un síndrome traumático y sí el derecho de una maternidad libre y responsable“, expresó.

15 Abr 10 / Fuente: http://www.aciprensa.com/

————————————————————————————————————————————–

Estudio revela que aborto no ayuda a bajar tasa de mortalidad materna mundial

Un reciente estudio publicado en el diario inglés The Lancet revela que lamortalidad materna en el mundo ha descendido de 526 300 en 1980 a 342 900. Para Scott Fischbach, Director Ejecutivo del Minnesota Citizens Concerned for Life Education Fund (MCCL), esta investigación “es clara prueba de que el agua potable, la sangre saludable y el adecuado acceso a la salud –y no el aborto a pedido– ayuda a las mujeres embarazadas y a sus bebés globalmente”.

El Dr. Richard Horton, editor de The Lancet, explicó que durante algún tiempo diversos “promotores del aborto presionaron para no dar a conocer los resultados de esta investigación o por lo menos para postergarlo hasta que se realizara la cumbre mundial en la ONU sobre la Mujer denominada Beijing +15, que ya se llevó a cabo.

“Por años los abogados del aborto han usado el asunto de la mortalidad materna para derrumbar las leyes pro-vida en distintos países. Sin el argumento de la mortalidad materna, tienen ahora otro vacío en sus presiones por el aborto a pedido“, explica Fischbach.

Distintos grupos pro-vida, incluido el MCCL consideran que “la solución para los abortos ilegales y las altas tasas de mortalidad materna es muy sencilla: dar esperanza, oportunidades y apoyo a las mujeres embarazadas asegurándoles agua potable, un suministro oportuno de sangre saludable y adecuados cuidados de salud. Las estadísticas confirman que estas acciones pueden salvar a las mujeres, y no la legalización del aborto“.

El estudio también señala que del total de muertes maternas de 2008, unas 60 mil corresponden a mujeres con virus del SIDA en el este de África.

Este estudio fue realizado por la University of Washington y la University of Queensland en Brisbane, Australia. Fue financiado por la Fundación de Bill y Melinda Gates.

Puede leer más información, en inglés aquí

16 Abr 10 / Fuente: http://www.aciprensa.com/

————————————————————————————————————————————–

Chile reduce mortalidad materna con embarazo seguro y no con abortos

Un estudio preliminar presentado por el epidemiólogo de la facultad de medicina de la Universidad de Chile, Elard Koch, mostró que la prevención para tener “embarazos seguros” ha sido el camino con que el país ha logrado reducir la mortalidad materna, y no la promoción del aborto.

El estudio fue presentado el mes pasado en la reunión inaugural del International Working Group for Global Women’s Health Research, en Washington D.C. (Estados Unidos).

Según C-FAM, las conclusiones preliminares que han examinado “el pronunciado descenso en el número de muertes maternas a lo largo de los últimos cincuenta años en la nación latinoamericana de Chile, al parecer debilitan los argumentos del lobby abortista, según los cuales se necesitan leyes de aborto permisivas para reducir los índices de mortalidad materna”.

Indicó que de acuerdo a las cifras, “la razón de mortalidad materna se redujo de 275 por 100.000 nacidos vivos en 1960 a 18,7 por 100.000 nacidos vivos en el año 2000, la mayor reducción observada en países de Latinoamérica”.

El informe preliminar destaca que desde 1960 ha habido “un gran avance en el sistema de salud pública y de atención primaria” y una mejora importante en educación, que han permitido a Chile tener un registro de salud materna comparable con el de las naciones desarrolladas.

C-FAM añade que teniendo en cuenta que las leyes chilenas protegen la vida del concebido, la disminución de la mortalidad materna “no puede ser atribuida al acceso al aborto legal”.

Incluso, indicó, las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), presentan a Chile como el país con “el índice más bajo de mortalidad materna de Sudamérica, mientras que Guyana, que liberalizó significativamente sus leyes a mediados de los noventa argumentando preocupación por el número de muertes maternas, cuenta con los registros más altos”.

C-FAM también cita un artículo de Irvine Loudon sujeto a arbitraje, publicado en el American Journal of Clinical Nutrition en el 2000, y que confirma que los principales factores que condujeron al descenso de la mortalidad materna en todos los países desarrollados desde 1937, “parecen haber sido las sucesivas mejoras en los cuidados maternos”.

“Como actualmente sucede en Chile, estos grandes avances en el mundo desarrollado ocurrieron antes de que se liberalizara el aborto. Es por ello que, aparentemente, lo que genera la reducción del número de muertes maternas durante el embarazo y el parto es el mejoramiento del acceso a la asistencia médica de calidad en salud materna”, afirmó C-FAM.

“De hecho, naciones como Sudáfrica, que cuenta con uno de los regímenes más liberales en materia de aborto, han experimentado un incremento en el número de muertes maternas que se atribuye, en parte, a las complicaciones desencadenadas a causa del aborto legal“, añadió.

18 Feb 10 / Fuente: Aciprensa

————————————————————————————————————————————–

Investigador del Instituto Nacional de Cáncer de EEUU admite relación del cáncer de mama con abortos

El doctor Louise Brinton, investigador de Instituto Nacional de Cáncer estadounidense (U.S. National Cancer Institute) que fuera el organizador principal del taller del Instituto Nacional de Cáncer (NCI) en 2003 que convenció a las mujeres que está “bien establecido” que “el aborto no está asociado con el riesgo aumentado de cáncer de mama”, ha invertido su posición y ahora admite que el aborto y los anticonceptivos orales elevan los riesgos de cáncer de mama.

Un estudio de abril de 2009 por Jessica Dolle del Centro de investigación de Cáncer de Fred Hutchinson que examina la relación entre anticonceptivos orales (AO) y el cáncer de mama triple negativo (TNBC), una forma agresiva de cáncer de mama asociado con una alta mortalidad, en mujeres bajo la edad de 45 años, contiene una declaración del Doctor Brinton y sus colegas que el aborto eleva el riesgo de cáncer de mama en un 40%.

El estudio encontró que existe “un riesgo de aumentado de un 40% estadísticamente significativo para las mujeres que tienen abortos” y que “el riesgo de cáncer de mama triple negativo (una forma agresiva de cáncer de mama asociado con la alta mortalidad) aumenta en un 270 % entre las que usaron anticonceptivos orales por debajo de la edad de 18 y también se da un aumento de 320% de riesgo de cáncer de mama triple negativo entre usuarios recientes (entre los últimos 1-5 años) de anticonceptivos orales”.

Esto quiere decir que las mujeres que comienzan a usar AO antes de la edad 18 multiplican su riesgo de TNBC por 3.7 veces y los usuarios recientes de AO dentro de los uno a cinco años pasados multiplican su riesgo por 4.2 veces.

“Aunque el estudio fue publicado hace nueve meses” Karen Malec, presidente de la Coalición sobre el aborto/cáncer de mama, ha declarado en un comunicado de prensa que “el NCI, la Sociedad de Cáncer americana, Susan G. Komen para la Cura y otros negocios de recolección de fondos pro-cáncer no han hecho ningun esfuerzos para reducir las tasas de cáncer de mama emitiendo advertencias de escala nacional a mujeres”.

“Obviamente, más mujeres morirán de cáncer de mama si el NCI falla en su deber de advertir sobre los riesgos de OCS y aborto y si fondos de gobierno son usados para pagar por ambos como una parte de cualquier proyecto de la ley de atención de salud” dijo la Sra. Malec.

El año pasado, estudios de Turquía y China también registraron aumentos de riesgo estadísticamente significativos para las mujeres que tenían abortos. El estudio turco divulgó que el riesgo de cáncer de mama para mujeres con abortos se elevó en 66 % mientras el estudio chino encontró que el riesgo de cáncer de mama entre las mujeres chinas que habían inducido abortos aumentó en un  17 % estadísticamente significativo.

Sra. Malec dijo, “los estudios turcos y chinos son relevantes considerando el debate sobre el aborto financiado por el gobierno a través de la reforma de atención de salud” en los Estados Unidos. “El aborto financiado por el gobierno significará más mujeres americanas muertas de cáncer de mama”.

Un resumen del estudio de Jessica Dolle está disponible (here).

Para más información sobre la conexión médica entre el aborto y el cáncer de mama por favor visite el sitio web de la Coalición Aborto/Cáncer de mama (here).

11 Ene 10 / Fuente: http://www.lifesitenews.com/(Por Thaddeus M. Baklinski)

————————————————————————————————————————————————————————–

Proyecto reduce en 80% la mortalidad materna en Ayacucho

Hay que apoyar a las mujeres embarazadas y no al aborto que no es solución de nada. El siguiente artículo aparecidio el domingo pasado en el diario El Comercio muestra como pueden cambiar las condiciones de salud de las mujeres con un poco de esfuerzo.

————————————————————————————————————————————–

La Virgen de Cocharcas observa fijamente a Vicenta Illaccanqui. Cuando tiene la oportunidad, la joven de 21 años no solo devuelve sino que clava la mirada en la gran imagen que cuelga de una de las paredes de la sala de parto del Hospital Regional de Ayacucho. Su primera hija, Danitza, está a punto de cruzar el umbral que la separa de su cuerpo y ella solo le pide a la Santísima que a su bebe se le desenrede el cordón umbilical del cuello. Mientras, aprieta con todas sus fuerzas un puñado de ruda para alejar a la mala suerte. Mientras, respira manzanilla y toronjil, para relajarse, para dilatar. Zenaida Gutiérrez, su obstetriz, le dice en quechua que lo está haciendo bien, pero que tiene que enderezarse más. Vicenta está teniendo un parto semivertical, así lo ha querido, por eso está sentada. Su esposo Daniel la abraza por la cintura desde atrás. Él reza por sus dos mujeres. No lo dejó de hacer desde que le dijeron en el centro de salud del alejado distrito de Acos Vinchos que ambas corrían peligro. Tampoco desde que el personal médico de esa posta llamó al hospital regional para dar cuenta de la situación, para saber qué procedimiento seguir y si debía ser llevada a Huamanga. Menos durante el cuidadoso traslado. Danitza asoma la cabeza libre de cordón. Las peticiones, entonces, se convierten en agradecimientos. Si la contrariedad le hubiera ocurrido en el 2000, probablemente hoy ambas estuvieran muertas. Vicenta nunca hubiera ido a tratarse a un centro de salud por temor a que no entendieran sus costumbres. Y si lo hubiera hecho, tampoco habría recibido el tratamiento adecuado por la falta de preparación del personal en el tema de las emergencias obstétricas. Hoy todo es distinto. Un exitoso proyecto puesto en práctica en Ayacucho ha logrado disminuir en 80% la mortalidad materna en la región donde ya no mueren 35 mujeres al año, sino 7. Ayacucho es la única región en el Perú que lo ha conseguido, y ello gracias a una iniciativa del área de ginecología y obstetricia del hospital regional. “Elaboramos un plan porque teníamos los índices más altos de mortalidad materna en el país. Era una tragedia ver morir a las madres por demoras o por mal manejo de la situación, pudiendo controlarse estos factores”, cuenta el doctor Max Vega, gestor del proyecto iniciado hace nueve años. Según narra el experto, este se centró en capacitar extremadamente bien al personal médico de la región involucrado con el tema, así como en respetar la cosmovisión de las mujeres de los Andes con el fin de inspirarles la confianza necesaria para que accedan a parir en centros de salud y no en sus viviendas, donde la posibilidad de resolver complicaciones es cero. Tocó ir a buscarlas casa por casa, a hablarles una por una, pero se consiguió. En la actualidad, el 80% de madres de la región son atendidas por profesionales de la salud.

TAREA DE TODOS

Eugenia Pérez Ayme tenía cinco meses y medio de gestación el año pasado cuando se le rompió la fuente. Al ver la gravedad de su situación y siguiendo todos los protocolos de traslado aprendidos fue llevada por el equipo técnico de la posta de Acos Vinchos al nosocomio de Huamanga. Para cuando llegó, el cuarto hijo de la mujer de 29 años había muerto. Eugenia fallecía por la hemorragia, por lo que necesitaba urgentemente una transfusión. Era de madrugada y nadie podía ayudar a los cinco miembros del equipo médico del hospital regional que la socorrían. Ellos, entonces, comenzaron a dar de su propia sangre. Sí, mientras trataban de revivirla. “Salvar a una madre, es salvar a una familia”, dice bien el jefe del Departamento de Ginecología y Obstetricia del hospital regional, Víctor Salcedo, al explicar que no es un fracaso que el bebe haya perecido, porque sí se llegó a auxiliar a la madre, quien hoy se hace cargo de los otros tres hijos. En comunidades como las andinas, la ausencia de Eugenia pudo haber significado el desmembramiento de la familia, el que el padre hubiese formado otra, dejando a los pequeños con distintos parientes, sin educación, sin cuidados, sin hogar. Decisiones como las que tomó el equipo que atendió a Eugenia evidencian a la perfección uno de los factores que ha permitido el éxito del proyecto en Ayacucho: el compromiso de todo el personal médico, desde el del director del hospital hasta el del técnico que atiende la posta en cualquier pequeño poblado a 4.000 m.s.n.m.; entrega a la que se ha sumado el constante apoyo del Ministerio de Salud, la Dirección Regional de Salud, el gobierno regional, municipios provinciales y locales y la policía. Ello sin contar con la valiosa colaboración de entidades internacionales como Care, Unicef, Usaid, entre otros. Un verdadero ejemplo de lo que es un trabajo concertado.

EL BUEN EJEMPLO SE SIGUE

Tan efectivas son las estrategias que sigue el modelo ayacuchano para reducir la mortalidad materna que Bolivia ya las incorporó a su sistema de salud desde el 2008. En nuestro país, estas han sido tomadas desde abril por el Ministerio de Salud como base de una política que plantea replicarlas en otras regiones. La labor ya empezó en Áncash, Huancavelica y Apurímac. No hay que extrañarse, entonces, por qué Ecuador ya se muestra interesado.

21 Dic 09 / Fuente: diario El Comercio (texto – Gabriela Machuca)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s