Mundo al revés

Conchita Wurst: el triunfo de la mujer barbuda y el fracaso de la sociedad moderna

Conchita Wurst

Hace un par de días en el Concurso de la Canción de Eurovisión ganó una mujer barbuda. Así como lo oyen, una mujer con barba. De esbelta figura, cuidado maquillaje y con barba.

El pequeño detalle es que en realidad “ella” no es una mujer sino el “alter ego” de Thomas Neuwirth, un diseñador de modas y cantante homosexual austriaco de 26 años que desde hace algunos años ha desarrollado este personaje artístico ganando popularidad en su país. Como ha aclarado él mismo, Conchita no es un transexual, sino lo que llaman una drag queen, es decir un hombre vestido de mujer y debo añadir…con barba.

Thomas ha creado este personaje como “una declaración en pro de la tolerancia y la aceptación” y añade  “todo el mundo se debe permitir vivir su vida como mejor le parezca, siempre y cuando nadie salga herido”.

¿Está mal que gane el concurso? Si digo que no me parece un hombre con barba vestido de mujer me van a tachar de intolerante y retrograda… ¿no?

A lo mejor lo “justo” era que gane…. al parecer Thomas tiene bonita voz y dominio del escenario y saber armar un buen show. Dicen que cantó muy bien y que se “merecía” ganar. Si fue el mejor o pero cantante es algo que no voy a discutir….mi problema no va tanto por ahí.

Antes del concurso Rusia, Bielorusia y Ucrania se unieron haciendo campaña para que no lo dejen participar. Conchita representó a Austria y ganó el concurso interno de modo legal. Austria que es un país considerado en términos europeos conservador y católico la eligió. Si bien un diario austriaco publicó una encuesta en el que se veía que el 79% de los austriacos no estaba orgulloso de su candidata, también es una realidad que en este país “conservador” Conchita tiene un éxito mediático indiscutido que la llevó a quedar previamente en segundo lugar en el concurso interno en Austria y lograr ganar el primer lugar este año además de cosechar otros éxitos en los últimos años. Si no hay nada contra las bases del concurso para que ella o él (ya no se como llamarle….) participe, no voy a ponerme a discutir el tema….mi problema no va tanto por ahí.

Algunos dicen que el concurso estaba arreglado y que es parte de la maquinaria de propaganda gay. Quien sabe. Todo el mundo sabe que los lobbies e intereses ideológicos se sirven de estas plataformas para difundir y promover sus filosofías y mentalidades, hubo trampa o engaño? es un asunto de propaganda? Tampoco voy a ponerme a discutir esto.

Más allá de todas las razones por las que puedo y creo es válido estar en contra de la participación y premiación de Conchita como “reina” de este festival lo que me ha dejado pensando es saber que este concurso fue sintonizado en directo por 180 millones de personas en 45 países y que el ganador fue elegido por un jurado especial y por los telespectadores en toda Europa.

Que Thomas tenga problema por resolver en cuanto a su sexualidad y le guste andar vestido de mujer a mi modo de ver es un problema real tristemente y cada vez más común pero en un sentido aunque me perturbe no me quita el sueño en las noches.

Que Thomas no solo quiera vestirse de mujer sino que opte por llevar una barba a modo de terminar de desconstruir lo que significa ser mujer y hombre, me causa mayor preocupación y cuando supe de que iba a concursar con este aspecto confieso me dejó pensando en la noche y me quitó un poco el sueño.

Que una mujer barbuda sea aplaudida y premiada por el mundo, que el mundo la celebre y le haga fiesta, que me haya costado encontrar algún comentario o artículo en los medios de comunicación donde alguien exprese su disconformidad y más bien haya encontrado muchas piezas donde explican como ella/él con este personaje es un gran éxito porque logra vence la homofobia me ha generado insomnio. No me preocupa tanto Conchita como el mundo en el que vivimos. No me preocupa tanto lo que este ser humano confundido haga o deje de hacer en su propia vida como sí me preocupa la indiferencia del mundo que observa como perdemos cada día en humanidad y todo le da igual. Conchita defiende que “todo el mundo se debe permitir vivir su vida como mejor le parezca, siempre y cuando nadie salga herido”. Yo estoy de acuerdo. La diferencia entre él y yo es que considero que el mundo está siendo herido, que la sociedad en la que vivimos está recibiendo heridas mortales y se desangra sin que nadie salga a salvarla.

Conchita Wurst venció. La sociedad en la que vivimos es la que está encaminada al fracaso si este tipo de comportamientos es el que es premiado y celebrado.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s