Eutanasia

Muere por eutanasia un hombre sano con un diagnóstico errado, ¡estaba sano!

Poco a poco nos acostumbramos a palabras y conceptos que atentan contra la dignidad de la persona. El aborto y la eutanasia según el sentir del mundo se han convertido en “expresiones” y “manifestaciones” de la libertad de la persona, cuando no son más que atentados contra la misma. La eutanasia es el asesinato de una persona, implica ayudar a alguien a quitarse la propia vida y eso no puede estar bien. Si una persona está enferma lo que corresponde es acompañarlo, ayudarlo a vivir con la mayor dignidad, darle compañia, amor y ayudarlo a sobrellevar su enfermedad. Ayudar a una persona a suicidarse, aunque esté enferma, no está bien, no los ayudamos a vivir de acuerdo a su dignidad. Si una persona está sana no tiene sentido el suicidio. La eutanasia por lo mismo es un horror.

Reproducimos abajo un artículo de Hazte Oir en el que cuenta como el magistrado italiano Pietro D´amico murió en Suiza, sólo y alejado de sus familiares, por medio de la eutanasia, estando perfectamente sano.

muere por eutanasia hombre sano

Tras diagnosticársele una grave enfermedad incurable, Pietro D’amico, magistrado italiano, fue a Suiza el pasado abril para “pedir la muerte”, sin saberlo los suyos: allí no comprobaron su estado. Una autopsia posterior solicitada por la familia reveló que estaba completamente sano.

REDACCIÓN HO.- Un nuevo trágico suceso reaviva el rechazo a la eutanasia y al llamado “suicido asistido”: tras diagnosticársele de una enfermedad incurable, un magistrado italiano de 62 años, Pietro D’amico, de Vibo Valentia, procurador general en Catanzaro (Calabria, Italia) desde 1995 hasta su dimisión hace tres años, fue a Suiza el pasado abril para pedir la muerte, sin saberlo los suyos. Pero una autopsia solicitada después por la familia reveló que el hombre estaba completamente sano.

Pietro D’Amico era un hombre sano

Sin duda no se contraba feliz, pero estaba totalmente sano: ninguna enfermedad degenerativa, ninguna enfermedad incurable… ¿Era suficiente ese deseo de morir, máxime tras un diagnóstico errado, para justificar un acto de eutanasia? Emanuela Vinai, en un artículo publicado el pasado 8 de julio en la agencia informativa católica italiana SIR, traducido por Aleteia, aborda el tema:

(···) Para llegar a la verdad, ha hecho falta la tenacidad de su hija, que no se ha conformado con una versión de los hechos que no podía considerar verdadera ni creíble.

Cuando recibió la llamada telefónica con la que se le anunciaba la muerte de su padre, Francesca D’Amico descartó inmediatamente la hipótesis de una extraña e indefinida “patología degenerativa invisible a los instrumentos médicos” de la que ningún miembro de la familia sabía absolutamente nada. Y ahora los resultados de la autopsia le dan la razón, como ha destacado el abogado de la familia, para quien “los sofisticados y profundos exámenes de laboratorio de los elementos extraídos del cuerpo han excluido de manera perentoria la existencia de esa grave e incurable enfermedad declarada por algunos médicos italianos y confirmada por algunos médicos suizos”.

La clínica sostiene que el magistrado llegó a Suiza exhibiendo dos certificados médicos italianos que probaban su grave estado de salud. Una auto-certificación tomada por buena por una estructura que “ayuda a morir, no a vivir” y que no consideró necesario exigir más verificaciones. Ahora el caso pasa al juzgado, que deberá acertar el nexo de causalidad entre el error de diagnóstico y el que ha sido definido públicamente con recato como “triste evento”.

A los familiares, además del dolor, les queda la amarga conciencia de que se podía haber salvado a D’Amico. Bastaba un examen más profundo, bastaba un debate, bastaba una llamada a la familia, realizada antes, no después.

Ahora seremos un poco controvertidos con las palabras, pero “suicidio asistido” quiere decir que si alguien se presenta diciendo que quiere morir, en lugar de tenderle la mano, los oídos, el corazón, se le ayuda a escoger el medio con el cual salir del mundo. Todos tienen la experiencia personal de sostener a un padre, un hermano, un amigo, un primo, un conocido que ha atravesado o traviesa un momento de especial dificultad y fragilidad psicológica. Nadie, sin embargo, piensa que la solución del problema pueda encontrarse en la eliminación del que tiene el problema mismo.

Vivimos en una sociedad desanimada, replegada sobre sí misma, en la que la eutanasia está patrocinada con extrema ligereza por falsos filántropos que piensan que la única respuesta a una cuestión de soledad, de sufrimiento, de abandono, se encuentra en la promoción de un viaje sin retorno.

Pero no faltan signos de despertar y de esperanza. El Papa Francisco en Lampedusa ha hablado al corazón y a las mentes: ¿dónde está tu hermano? Pregunta que no puede quedar sin respuesta o, peor, que no se puede responder exhibiendo una distorsionada forma de compasión que suena más como el enésimo intento de eludir responsabilidades que como un hacerse cargo realmente. “No lo sé, ¿acaso soy yo elguardián de mi hermano?”. Sí, lo somos. No por ser católicos, sino por ser hombres. Guardianes no en el sentido de supervisores vigilantes, sino en el de los que miran al otro y se reconocen en él, sobre todo cuando la mirada restituye la imagen más dura de ver, la de quien pide ayuda.

HazteOir.org organización que afirma y promueve la participación política, la dignidad y los derechos de la persona y de la familia y el valor de la vida. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s