Provida/Testimonio

El problema con las medias tintas

Lips Zipped Shut

“Pero por lo que te conozco, eres algo dura en opiniones” – viernes 19 de octubre del 2012.

Esto fue lo que me dijo un amigo. No me sorprendí pero tampoco voy a negar que no me afectó. Sentí que la impresión que daba era el de una persona sin sentimientos, como estricta. La verdad es que me hizo recordar todas las veces que me etiquetaron de intolerante, fundamentalista, extremista e incluso ignorante porque ¿cómo puedes pensar así en pleno siglo 21?

Aún después de 7 días de esta conversación con mi amigo, no sé muy bien como explicar lo que siento. Las personas que son más cercanas a mí, me dicen siempre que soy una persona muy sensible, que todo me afecta, incluso a veces más de lo debido. Entonces, si uno ve estas dos posiciones podría pensar que soy una persona totalmente incoherente.

Creo que lo que sucede realmente, es que las personas estamos tan acostumbradas a hacer lo que se siente bien que a veces nos olvidamos que eso no siempre significa hacer lo correcto. Vivimos en una cultura que es tan fanática de sentir cosas bonitas, placenteras que a veces nos olvidamos que optar por lo que es bueno, correcto y ético muchas veces implica sacrificio, hacer cosas que no nos gustan e incluso dolor y renuncia a los propios deseos.

Los sentimientos son algo maravilloso ya que gracias a ellos podemos sentir compasión, empatía, podemos salir al encuentro de los demás y ayudarlos. Pero creo llevar nuestras vidas basándonos en lo que sentimos y sólo eso puede ser algo peligroso.

Soy Pro-Vida y Pro-Familia al 100% y mi concepción sobre estos dos temas es muy firme y decidida. Eso no me hace una persona mala, descorazonada ni mucho menos ignorante, es solo que para mí la vida y la familia están por sobre todas las emociones, sentimientos y caprichos. Y sí, siento pena. Siento pena por todas esas mujeres que se dejan engañar, siento pena porque al sufrimiento que sienten hoy por el niño que no desean cargar en su vientre, se le va a sumar el sufrimiento por no haberlo dejado nacer. Siento pena por esa chica que fue violentada y ahora tiene que cargar con un bebé, pero más pena me da el que vaya a deteriorar aún más su autoestima al hacer pagar a un inocente las culpas de un hombre vil. Quisiera ser millonaria para poder adoptar a todos esos niños. Quisiera poder darles el amor que no van a recibir de sus padres. Por otro lado pienso en todas las parejas que hoy están felices porque están a punto de casarse… ¿cuántas de ellas realmente lucharán por mantenerse fieles? ¿cuántas optarán por lo que es más difícil y juntos lucharán por quedarse juntos y solucionar sus problemas aunque ello implique reconocerse a sí mismos como responsables? ¿cuántas se esforzarán por hacer crecer ese amor que hoy se manifiestan durante todos los días de su vida hasta el fin?

La vida no se trata de hacer solamente lo que se sienta bien, de ahí que se habla de un hedonismo tan peligroso, de una falta de valores tan grande que se vive una vida light, sin opinión, sin ocuparse más que de uno mismo. Poco a poco nuestra sociedad se va volviendo más ciega. Se cambian los valores, se pierde el sentido del bien y el mal. Ahora, tener una opinión firme y recta sobre algo es ser intolerante, es ser fundamentalista. Entonces, ¿qué es lo que quieren? ¿Gente sin convicciones? ¿Personas con miedo a pelear por una posición porque suena anticuada? ¿Personas que suelten frases como “no estoy a favor ni en contra“?

No caigamos en un mutismo social. No dejemos que el mundo se nos escape de las manos sin haber aportado. Qué importa lo que nos puedan decir.  Qué importa si nos insultan. Qué importa si somos 1 en 7 mil millones. La vida y la familia son más importantes que eso. No nos quedemos callados. Defendamos nuestra posición, no porque nos pertenezca, sino porque va más allá de nuestra trascendencia en este mundo y siempre pidamos a Dios que nos dé la fuerza para vivir coherentemente a favor de la vida y la familia sobre todo si llega el día en que nos toque a nosotros enfrentar una situación difícil en que optar por hacer lo bueno nos haga incluso renunciar a nosotros mismos.

“¡No tengáis miedo!” – Beato Juan Pablo II

AGJ 26/10/12

Anuncios

9 pensamientos en “El problema con las medias tintas

  1. Gracias por esta publicación. Yo también soy 100% provida y profamilia y me siento muy identificado con lo que has escrito. La verdad me ha pasado mucho últimamente que he tenido enfrentamientos en facebook, twitter o en sociedad por defender los principios de la familia, del matrimonio entre hombre y mujer y más aun el derecho a la vida de los niños en gestación. Me anima mucho saber que hay personas que pasan por lo mismo que yo estoy pasando y por las mismas causas. Genial artículo, y hermoso blog. Les envío todas las fuerzas del mundo. Sigan así. Y ojalá en la lucha provida nos podamos conocer en algún momento!!

    • Felipe,
      A nosotros en el blog también nos anima mucho que te haya ayudado esta entrada. Defender la vida no es fácil y nos toca recibir muchos ataques por defender nuestra postura. A mi también me ha pasado que terminé en una discusión grupal (por mail) con un gran número de personas y recibí todo tipo de ataques e incomprensiones de parte de gente que consideraba amiga mia y luego no estaban dispuestos a escucharme sino solo a atacarme si oir mis razonamientos. No es fácil pero vale la pena si logramos hacer que al menos algunos se cuestionen y se abran a entender el valor de la vida. Espero que nos sigamos apoyando mutuamente en la lucha por la defensa de la vida!
      Teresa

  2. Reblogged this on felipelizarzaburu and commented:
    Hace un tiempo pasé por una situación muy difícil por el motivo de defender la vida. Y sucede que estaba buscando otras cosas en la red y me he topado con este artículo. Pues me ha llegado al corazón, es maravilloso ver que hay personas que pasan por situaciones similares en otros lugares. Me he sentido reconfortado por una especie de hermandad imaginaria y real al mismo tiempo. No me queda más que agradecer a la persona que redactó este artículo y compartirlo con la gente que pase por acá.

    • Hola Felipe! Me alegra el corazón infinitamente que te hayas sentido identificado. Sigue siempre adelante. Necesitamos personas valientes como tú que no se rindan nunca. Sólo hace falta cambiar un corazón para cambiar el mundo!!!!

  3. Muy buena reflexión, justo hoy tuve una discusión donde defendía el matrimonio entre un hombre y una mujer, los adjetivos no tardaron en llegar, aún así es bueno tener desafíos en estos tiempos y la hostilidad muchas veces nos permite profundizar en nuestras creencias y fortalecerlas.

    • “Bienaventurados ustedes, cuando por causa mía los insulten, los persigan y les levanten toda clase de calumnias. Alégrense y muéstrense contentos, porque será grande la recompensa que recibirán en el cielo. Pues bien saben que así persiguieron a los profetas que vinieron antes de ustedes”.
      -Mt.5: 11-12

  4. Te comprendo perfectamente, a mí también me han llamado intolerante y fundamentalista, simplemente por defender mis ideas, como que los derechos humanos deberían ser para todos los humanos, no solo para los que ya han nacido.

  5. Me parece impresionante como parecemos estar todos conectados, no saben como me siento identificada. soy madre bloguera y escribo desde El Salvador. A mi tambien me han llamado de todo por defender los mismos valores que ustedes. justo acabo de estar debatiendo con una persona en fb que defiende el aborto en caso de violacion. actualmente el lobby abortista esta manipulando el caso de una mujer aca en mi pais que pidio abortar porque, supuestamente, peligra su salud; cosa q no es cierta. A veces es un poco desgastante tratar de argumentar ante personas que te tachan de intolerante y son los primeros en juzgar y atacar; pero claro q vale la pena y seguiremos hasta donde se nos permita con firmeza. Me encanta tu blog, lo sigo y leo. Ánimo a todos y que Dios los bendiga y multiplique nuestras fuerzas.

    • Hola Beatriz!!! Me alegra mucho lo que nos cuentas. Y sí, a veces parece muy difícil ir contra corriente, nos desanimamos y parece que estamos solos. Pero no es así! Somos muchos los que defendemos la vida y debemos mantenernos firmes, no importa cuan difícil sea. Me encanta siempre saber que hay muchas personas que siguen luchando por lo mismo… Sigamos siempre adelante, con valentía y alegría… 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s