Familia/Maternidad y Paternidad/Testimonio

Naciendo en un mundo al revés

Hace mucho tiempo que no escribo en el blog, la razón: Hace 11 meses que vivo la aventura de ser madre. Mi hija, Fernanda María, nació el 1ro de marzo de este año.

Han sido los 11 mese más intensos que he vivido hasta ahora, mi vida y mi ser han cambiado profundamente. Quisiera compartir con ustedes, una de mis reflexiones escritas.

Me enteré que estaba embarazada el 27 de junio del año pasado y si bien no fue un embarazo planificado, la noticia nos lleno de mucha alegría pero también de mucho miedo. Siendo sincera no esperaba ser madre hasta dentro de un tiempo más, Pancho y yo a penas nos habíamos casado en abril.Tenía muchos planes propios que no incluían un hijo por el momento.

Mi esposo y yo tuvimos un noviazgo corto y queríamos primero viajar, salir de fiesta, conocernos más. En realidad queríamos primero “divertirnos” como no lo habíamos podido hacer, ya que entre el trabajo y maestria nuestro romance fue muy tranquilo. Todos nos decían que eso no era bueno. Nos aconsejaron que no tengamos hijos los dos primero años que primero disfrutemos juntos…Pero eso no pasó.

Además del embarazo no planificado, tenía la sensación de ser una mujer engañada. Siempre me habían dicho que la maternidad era algo maravilloso, lo más hermoso que me podía pasar en la vida. Durante los 4 primeros meses supuse que eso era una mentira…¡nunca en mi vida me había sentido tan mal, tan enferma!

¡Un hijo! por más que lo esperaba en algún momento de mi vida, no me lo esperaba en ESTE momento. Pero al final creo que una nunca está lista para convertirse en madre hasta que sucede.

Durante este tiempo he pensado en muchas cosas: cómo va a cambiar mi vida; nunca más voy a estar sola; ahora tengo una persona dentro mío; suvida depende de mí, es mi total responsabilidad, no tiene nadie que la proteja más que a mi, su madre. Depende de lo que como, de lo que hago, de lo que respiro, incluso hasta de lo que siento.

Como les contaba hace un momento; durante los cuatro primeros meses pasé una época bastante desagradable; tenía náuseas, todo el día sentía un sabor raro en la boca, me sentía tan cansada que podía quedarme dormida en cualquier sitio, estaba tan sensible que quería llorar de todo, no quería ir a trabajar, todos los olores fuertes me daban asco, hice que mi esposo cambiara de desodorante varias veces, y que se cambiara de ropa fuera del cuarto. Fue un tiempo realmente duro para mi y de mucha paciencia para Pancho.

Junto a mi cama hay una imagen de barro de la Virgen María, nos la regaló mi hermano por nuestro matrimonio. Fue en uno de esos días en que me levantaba corriendo al baño por las náuseas, mareada, con sueño y dolor, en que tuve mi primer rebeldía contra el asunto. Regresando del baño para volverme a meter a la cama, me encontré con los ojos tiernos de esta Virgen mía y le grité.  “¿¿¿Cómo hiciste???”

Pensaba en que María fue caminando durante 3 días, a visitar a tu prima Isabel y encima se quedó a ayudarla durante los 3 primeros meses de embarazo. ¿Cómo fue que hizo eso?

Sé que los embarazos no son todos iguales y no sólo en el sentido de que te den náuseas o tengas un embarazo de riesgo en el que no puedas pararte de la cama, sino también a las condiciones en que se da este embarazo. A veces no son las más felices, sé que hay situaciones muy tristes y duras en las que se enfrenta un embarazo: Una enfermedad, una violación, pobreza extrema…en fin tantas cosas que nos pueden llenar de dudas.

Lo único que tenía claro en ese momento es que llevar un niño en el vientre es una responsabilidad muy grande y esa mañana mientras yo le reclamaba a María, empecé a meditar en su embarazo, en mi embarazo.

María era una jovencita que de pronto se le aparece un Angel, el Angel Gabriel y le dice que a sido especialmente escogida para ser la madre del hijo de Dios, de Aquel que nos reconciliaría, nos libraría de nuestros pecados y nos permitiría volver a Dios Padre y alcanzar la vida eterna.

¿Se imaginan? María una joven virgen de pronto quedaría embarazada del hijo de Dios ¿Quién le iba a creer? ¿Qué diría la gente? ¿Qué podría decir José, su prometido? Se imaginan que alguna de nosotras le hubiéramos dicho a nuestro esposo, a nuestro novio, a nuestros padres, amigos que de pronto estábamos embarazadas del Espíritu Santo y vamos a dar a luz al Salvador. Si ahora nadie nos creería, pues antes en esa época tampoco.

Por su embarazo, María podía enfrentarse a un escándalo. José podría haberla dejado, repudiado por haber quedado embarazada y no precisamente de él. Sus padres podían haberla desamparado, podría haber muerto lapidada. Pensando en todo esto, además María podría haberle dicho al Angel: NO

Sin embargo, María dijo SI. La Virgen María sin embargo sólo confío en la palabra del Ángel que venía de Dios, y entendiendo esas palabras mucho mejor que los mismos profetas, entendió que el destino de la humanidad dependía de su respuesta. Y ella respondió “Hágase, he aquí la Sierva del Señor” María aceptó esa vida.

María vio que el destino de la humanidad dependía de su respuesta y generosidad para llevar ese niño en el vientre. Ese niño que las escrituras prometían. María sabía también que por supuesto no iba a ser un camino fácil, sino por el contrario muy difícil, ella en su silencio y amor profundo entendía que aquél niño, tan hermoso, que sería su hijo amado iba a padecer por todos nosotros, ella en su corazón sabía que su hijo iba a morir. Aún así, comprendiendo todo esto, la respuesta de María es un sí, un si desprendido y lleno de amor.

Es por este sí de María que hemos sido salvados. Qué hubiera sido de nosotros si María decía no…

Hoy comprendo la importancia de la maternidad, en cómo ese don de amor infinito, que se encuentra en cada uno de nosotros, se manifiesta. Al decir sí a esa vida hermosa que llevamos dentro, seguimos el ejemplo de María, entregando a nuestros hijos a vivir, a criarlos sin importar las condiciones en las que fueron engendrados, ni si fueron planeados, ni si vienen enfermos condenados a muerte. Privar que un niño venga al mundo es privar al mundo de un pequeño salvador.

Es por eso que hoy me siento feliz de haber sido escogida como la madre de Fernanda. A Pancho y a mi poco nos ha importado el que no haya sido “planificada” y que haya interferido en todos nuestros planes. Ha sido la mejor interferencia de nuestra vida. Nuestro matrimonio, puedo decir es ahora más feliz que antes y estamos mucho más unidos

Mientras le velo el sueño pienso: ¿Qué planes tendrá Dios para ella? Entiendo ahora que María es mi modelo, mi modelo de ser Madre, sin importar las dificultades que mi embarazo o la crianza de mi hija traigan consigo, lo que importa es mi respuesta generosa y llena de amor.

No quiero terminar este post sin invitarlos este 21 de mayo a la Marcha por la Vida 2011,  participemos y celebremos nuestra respuesta a favor de la vida. De esta manera hagamos sentir a aquellos que dudan que a un niño por nacer la única respuesta que se le puede dar es un Sí, tú nacerás.

Anuncios

6 pensamientos en “Naciendo en un mundo al revés

  1. Bendecida seas ¡¡ya lo eres¡¡ con el mas grande tesoro..una familia, y una bebe, que sera tu regalo mas grande al mundo. gracias por compartir tu dicha. sinceramente…gilda

  2. Te felicito por buscar y hallar tanto significado en el sacrificio de ser madre. Qué suerte tienen las madres de poder conocer a María de una manera única.

  3. q lindo!!! Pues sí el ser madre es toda una aventura q te transforma totalmente, es casi un morir para volver a nacer con una fuerza distinta y renovada! He reido en algunas partes recordando momentos de tu embarazo y me he conmovido mucho en otras y pienso ..si pues es un tema dificil! pero no por eso el mas maravilloso. Tu has tenido lo que muchas dirian una “situación ideal”, pero no por eso sin problemas y duros pasos por los cuales pasar, pero al mismo tiempo has sido bendecida con una dicha q solo las madres pueden entender una vez q la sienten.
    No dejemos que los miedos y egoismos equivocados de una sociedad un poco confundida nos priven de vivir un milagro tan dificil pero tan lleno de gozo al mismo tiempo.
    Gracias por compartir tu experiencia. El ser mamá es mucho mas cool q cualquier otra cosa q se nos haya podido ocurrir antes eh?!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s